lunes, 28 de diciembre de 2009

"Creo en mi madre"

Relato de Benjamin Carson, recogido en el libro "Lo que mueve mi vida"
El doctor Benjamin Carson es director de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil de Johns Hopkins.La beca del fondo Carson ha ayudado a alrededor de 1700 estudiantes de instituto.
Es lo más fácil de decir: creo en mi madre. Empecé a creer cuando no era más que un niño. Soñaba con ser médico. Mi madre era empleada doméstica. En su trabajo, observó que la gente de éxito pasaba mucho más tiempo leyendo que mirando televisión.
Decidió que mi hermano y yo sólo podríamos ver dos o tres programas preseleccionados durante la semana. En nuestro tiempo libre, debíamos leer dos
libros cada uno, de la Biblioteca Pública de Detroit, y entregarle nuestros comentarios sobre ellos. Ella los marcaba y subrayaba a medida que los revisaba. Años más tarde, comprendí que sus marcas eran un truco. Mi madre era casi analfabeta, sólo había ido a la escuela hasta el tercer grado.
Aunque no teníamos dinero, entre las cubiertas de aquellos libros yo podía ir a cualquier parte, hacer cualquier cosa y ser quien se me ocurriera.
Cuando entré al instituto, yo era un estudiante de primer nivel, pero eso no duró mucho. Quería ropa extravagante. Quería estar con mis colegas.De alumno de clase A,pasé a ser, primero, de clase B y, luego, de clase C, pero no me importaba.Chocábamos los cinco y nos palmeábamos la espalda. Yo era un tipo a la moda.
Una noche, mi madre llegó a casa después de sus varios trabajos y yo me quejé porque no tenía suficientes camisas de tejido italiano. Me dijo: «De acuerdo. Te daré todo el dinero que he ganado esta semana fregando suelos y limpiando baños, y tú comprarás la comida para la casa y pagarás las facturas. Con lo que te quede, podrás comprarte todas las camisas de tejido italiano que quieras».El acuerdo me pareció estupendo pero, una vez distribuido el dinero, no me quedó nada. Comprendí que mi madre tenía que ser un genio de las finanzas para mantener un techo sobre nuestras cabezas y comida de toda clase en la mesa, además de comprar ropa. También comprendí que la gratificación inmediata no me iba a llevar a ninguna parte. El éxito requería preparación intelectual. Volví a estudiar y a ser un estudiante de primera clase, y finalmente cumplí mi sueño de ser médico.
A lo largo de los años, encontré inspiración en la firme fe en Dios de mi madre, especialmente cuando tuve que realizar intervenciones quirúrgicas extremadamente difíciles o cuando me enfrenté a mi propio miedo clínico.
Siendo aún joven, descubrí que padecía una forma muy agresiva de cáncer de próstata; me dijeron que podía haberse extendido a la columna vertebral. Mi madre se reafirmó en su fe en Dios. Nunca se preocupó. Decía que Dios aún no había terminado conmigo; aquél no podía ser de ningún modo un problema grave. La patología de mi columna resultó ser benigna; me operaron y me curé.
Mi historia es, en realidad, la historia de mi madre, una mujer con escasa educación formal y aún menos bienes mundanos, que utilizó su posición parental para cambiar las vidas de mucha gente en todo el planeta. No hay tarea más importante que la paternidad. Creo en ello.

lunes, 21 de diciembre de 2009

"Mi conciencia no me permitía seguir participando..."


Thomas Dart se ha enfrentado a los bancos y se ha convertido en un héroe en EE UU, una especie de nuevo Robin Hood.
El sheriff llamó a la puerta. Le abrió un hombre joven, de treinta y tantos años, con un bebé de seis meses en pañales en cada brazo. Agarrado a su pierna, se aferraba otro hijo de cinco años. Unos pasos más atrás, habían acudido a la inesperada llamada a la puerta un cuarto hijo de 11 años y la esposa y madre de los anteriores. Tenían el tiempo justo para recoger sus pertenencias y salir de la casa. Eso era lo que el sheriff había ido a decirles. Eso era lo que el sheriff debía hacer: ejecutar el desahucio. Pero el sheriff dijo no. Se acabó."Es gente inocente. Mi conciencia no me permitía seguir participando en algo tan injusto"
El sheriff Thomas Dart, del condado de Cook, en Illinois (Estados Unidos), se negó a llevar a cabo más desahucios de "inocentes" a los que el banco no había notificado con tiempo o a quienes, sencillamente, el casero engañaba y, mientras no pagaba su préstamo, seguía cobrando la renta del inquilino, que ahora sufría las culpas ajenas.
Dart desafió a los tribunales y enfadó a los banqueros, que le acusaron de no hacer su trabajo y le amenazaron con llevarle ante un juez. Pero el sheriff insistió en su declarada moratoria y sobre su mesa comenzaron a amontonarse los cientos de desahucios que la ley exigía ejecutar. "Nadie puede hacerse una idea de lo sorprendida que se queda una familia cuando una noche cualquiera está en su sala de estar y de repente llaman a la puerta; creen que es un vecino, pero se encuentran conmigo y seis tipos de uniforme negro que les notifican que tienen que dejar su casa", explicó Dart a los medios de comunicación, a los que les faltó tiempo para calificarle como un moderno Robin Hood que ayudaba a los más desfavorecidos.
Su actuación ha provocado que la revista Time le incluya en su lista de las 100 personas más influyentes del año pasado.Cuentan en Time que cuando le llamaron para notificarle el nombramiento hace unos días, Dart, de 46 años, estaba en casa cuidando de sus cuatro hijos y su mujer, en cama, de baja médica, haciendo reposo por el embarazo de su quinto hijo.
Dice el 'sheriff' Dart que cada día se hizo más difícil cumplir con su trabajo. Familias con todas sus pertenencias en medio de la calle."Gente inocente", subraya Dart.Gente cuyo alquiler se comía casi todo su salario, mientras el propietario del inmueble hacía meses que no pagaba la hipoteca.También gente que, por la crisis, era incapaz de hacer frente a las deudas y a la que no se le concedía ni un mínimo plazo para adaptarse a la nueva situación. "Decidimos que no íbamos a seguir formando parte de algo tan injusto", insiste Dart.
Le escucharon. Bien porque los medios de comunicación han estado haciendo mucho ruido, bien porque alguien consideró que era lo que había que hacer. Los tribunales estuvieron de acuerdo en diseñar un plan que diera a los ocupantes de las casas susceptibles de desahucios un tiempo razonable para que pudieran buscar un alojamiento decente.
"Los desahucios se hicieron conocidos porque de repente llegaron en aluvión. Hasta ese momento siempre habían sido un problema de otro", explica. "Pero de la noche a la mañana se convirtieron en un problema de todos y en todo el país".
Dart testificó el pasado noviembre ante el Congreso de Estados Unidos dentro de unas comparecencias que trataban de arrojar luz sobre la crisis económica. Su intención, según sus palabras, era "poner cara al conflicto".
"No veo la vida de esa manera. Lo importante para mí es poder hacer algo que cambie las cosas, esté donde esté. Soy feliz con lo que hago ahora".
Sea evitar desahucios injustos o denunciar casos de prostitución, el sheriff Dart no baja la guardia. "Nos impactó ver cómo un espacio como la web Craiglist, que llega a tanta gente educada e informada, se usaba para un fin tan terrible como el abuso de mujeres". El caso contra Craiglist está en los tribunales. Mientras tanto, Dart ha lanzado un "equipo de intervención" que ofrece consejo, asistencia financiera y cobijo a las prostitutas para que puedan romper la espiral que las mantiene en las calles.
Como él mismo dice, la oficina del sheriff estaba siendo infrautilizada. Eso ya no sucede. Al menos en el condado de Cook.
Reportaje de El país semanal 31/05/09
"Un somero análisis marxista de la situación habría bastado para demostrar que la situación no era lógica.Marxista de Groucho Marx, por supuesto. Llegaba un cliente al banco, pedía dinero, y el banco le ofrecía el 15% más de lo que pedía."Buenas tardes, quería algo de dinero. Claro, ¿cuánto necesita?Quería cien para una casa. Perfecto, le daremos 115, para la casa, la reforma y un coche.¡Y también dos huevos duros!"
Artículo de Toni Martínez en El país semanal 31/05/09

domingo, 13 de diciembre de 2009

Bolsos ecológicos y comercio justo



Hace años, en Filipinas, un grupo de mujeres formó una cooperativa para limpiar la basura que inundaba las calles de su barrio. En vista de la cantidad de residuos recogidos, decidieron darles un uso y vieron la posibilidad de convertir los tetrabricks en material para fabricar bolsos y complementos. Al comprar una de estas piezas únicas, contribuimos a preservar el medio ambiente y ayudamos al desarrollo de una comunidad. Se pueden adquirir en www.bebesecologicos.com

jueves, 3 de diciembre de 2009

"Creo en las pequeñas cosas hechas con amor"




Entrevista con Mabel Sánchez
Presidenta de la Fundación Audiovisual para la Normalización Social (FANS)
Cuando nació su tercera hija, Mabel hizo todo lo posible por saber mucho acerca de la discapacidad de Carmen: "Me compré toda la literatura que había, pero descubrí que en ella sólo te contaban lo malo y sentía que eso no era real" "Toda la información que leí sobre síndrome de Down era negativa.
Yo necesitaba contar que eso no es así"

¿Considera que la imagen visual que se ofrece de los colectivos de discapacitados no es la correcta?
A parte de no ser la correcta, no es la real. Quiero decir que cuando no tienes contacto con el mundo de la discapacidad lo ves como algo donde todo tiene que ser gris y triste. No hay alegrías, todo son penas y eso no es real. Hay gente discapacitada que es alegre. Entonces, vamos a intentar cambiar la imagen existente e intentar ponerlos un poco de moda. En el mejor sentido de la palabra.
Además de esta idea institucionalizadora de Fans ¿qué proyectos concretos acometerán antes de acabar el presente año?
Estamos trabajando en muchos campos. Acabamos de nacer y, paso a paso, asesoraremos a los profesionales de los medios de comunicación en la manera correcta de enfocar la discapacidad en su labor informativa. Es imposible ser un experto en todos los temas y, a veces, la forma de informar sobre discapacidad no es la más idónea. Hacemos un llamamiento a nuestros compañeros de profesión para que se dejen asesorar cuando deban informar sobre temas de discapacidad. Nuestras puertas están abiertas. Para los discapacitados realizamos material audiovisual informativo sobre todo aquello que les pueda ser de utilidad.
¿Establecerán colaboración con otras entidades que trabajan con minusvalías?
Por supuesto. Estamos a disposición de todas las entidades que requieran nuestros servicios. Es labor de todos y el fin común es lograr una mejora para toda la gente que está no ya marginada, sino olvidada. Queremos que los discapacitados accedan al mundo de la comunicación en igualdad de condiciones con las demás personas. Abrirles las puertas de todos los medios, la televisión, la músicaŠ evitando su participación en determinados programas de radio o televisión por el mero hecho de serlo, para que dén su versión como personaje tipo. La cuestión es que sean noticia porque pase cualquier otra cosa en sus vidas y no por ser discapacitados. Que no se queden al margen o les incluyan, sino que sean uno más, ciudadanos cualquieras con todos sus derechos. En todos los ámbitos, no sólo en el de la discapacidad. Primero son personas y luego discapacitados.
Al no ser conscientes de las limitaciones que padecen los discapacitados e ignorar sus derechos como ciudadanos ¿está la sociedad maltratando a estas personas?
En cuanto a lo que a nosotros nos interesa, que son los medios de comunicación y, especialmente, la televisión, vemos que cualquier programa de gran audiencia requiere algún tipo de morbo. Si incluyen a discapacitados, va a ser siempre relacionado con historias para provocar el llanto del público. Un discapacitado que se enamora de otro discapacitado, lo mal que lo pasan, las limitacionesŠ No se trata de eso, se trata de hacer una información en la que los discapacitados aparezcan como personas. Si se habla de amor, de empresa, de deportes, de lo que sea, que aparezca gente discapacitada sin necesidad de decir ¿y tú como te quedaste inválido? Se trata de que cuenten cómo son y de que cuenten cualquier otra historia.
Entonces, ¿está en contra de los programas específicos de discapacitados?
No. El problema no es lo que cuentan, sino cómo lo cuentan. La historia puede ser válida si es interesante, pero hay que contarla bien. Eso es lo que queremos cambiar, ahondar más, con optimismo, en las historias de las personas. Tratar las cosas de esa manera implica estar pendiente de lo que se está haciendo

Armonía en la música y en las relaciones



Seeking Harmony,
And More Than One Type
Daniel Barenboim y Edward Said
(Compartieron Premio Príncipe de Asturias a la Concordia en 2002)
El director de orquesta Daniel Barenboim dirige la Fundación Barenboim-Said que mantiene una orquesta formada por músicos árabes, judíos y españoles.
"Nuestra orquesta es como una pequeña república independiente en la que estos niños han comprendido que el conflicto no tiene resolución militar, sino que hay que oír al prójimo'.'Hay que tener coraje -dijo- para aceptar el relato del otro, o al menos para entenderlo y es ésta la máxima responsabilidad de Israel'.La música sirve como instrumento integrador porque 'no dice nada y lo dice todo, y tiene la ventaja de que las asociaciones (que a ella se hacen) son individuales y colectivas en cada uno', destacó. Agregó que 'la música te obliga a expresarte a ti mismo y a escuchar lo que toca tu vecino; es como un diálogo en el que se pueden hablar al mismo tiempo, tiene un valor existencial, que perdura en el tiempo' y al final 'todos somos iguales ante la música'. La Fundación Barenboim-Said se constituyó en Pilas (Sevilla) el 27 de julio de 2004,tras materializarse una idea de Barenboim y el escritor palestino Edward Said para que músicos judíos y árabes se reunieran en un taller -el West Eastern Divan- para estrechar lazos a través de la música. El taller está formado por 92 músicos procedentes de diversos países árabes de Oriente Próximo como Siria, Líbano, Jordania y Egipto, y de Israel, así como por miembros de la Orquesta Joven de Andalucía.
Edward Said (1935-2003) fue un activista palestino, crítico político y teórico literario. Fue autor y columnista de fama mundial y miembro del Consejo Nacional Palestino (1977-1991). Según el periódico de la Universidad de Columbia de Nueva York, fue "uno de los académicos más influyentes del mundo”. En 2002 se le concedió el premio Príncipe de Asturias de la Concordia junto a Daniel Barenboim por su labor en la Orquesta West-Eastern Divan. La Fundación Barenboim-Said desarrolla desde 2004 un proyecto de Educación Musical en Palestina.

Sembrador de ilusiones


El visionario
José Antonio Abreu Anselmi, venezolano, sembrador de ilusiones, hacedor de sueños y de realidades; creador y fundador del Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, es un músico de gran fe, fuertes convicciones y calor humano.

Nacido en 1939 de una familia con linaje musical,Abreu confiesa que fue su vocación de servicio , su inquietud frente a los fenómenos de desequilibrio social, lo que le impulsó, a los 35 años de edad (1975), a concebir un proyecto en el que pudiera sintetizar y canalizar la experiencia y los conocimientos alcanzados en el campo económico, gerencial, pedagógico y, por supuesto musical, que se forjó prácticamente desde su adolescencia.
Creyó en la música como instrumento profundamente renovador para las vidas de niños y jóvenes. Se trata de un programa social que saca a los niños de situaciones sociales difíciles y los integra en estas orquestas para que, mediante la música, puedan labrarse un camino y elevarse sobre condicionamientos. Creer en algo de verdad es importante. Si Abreu no hubiese confiado en su proyecto hoy en día no habría 250.000 músicos en Venezuela formando parte de este Sistema. Son 30 las orquestas profesionales que conforman este proyecto de las que están saliendo grandes solistas, teniendo que reconocer, de este modo, la valiosa idea de Abreu.
Cuando se escucha a la Simón Bolívar dirigida por Gustavo Dudamel uno siente la energía que derrocha este joven director. No obstante, la fusión de la impecable interpretación y técnica de la Simón Bolívar crean una energía difícil de explicar con palabras.
Gustavo Dudamel supo aprovechar la oportunidad que le dio el Sistema y, junto con su esfuerzo, crear al genial músico que es. Comparado a día de hoy con los grandes directores como Karajan, Abbado o Baremboim. Es conmovedor y admirable el hecho de que un joven de tan sólo veintiocho años sea capaz de dirigir a una gran orquesta como la Simón Bolívar, con una plantilla que supera el centenar de músicos.La vida está llena de oportunidades, y como dice Dudamel: “todo se puede lograr”. Él es un símbolo de esperanza para muchos jóvenes que han podido salir de una situación social difícil mediante el ingreso en las orquestas. La música tiene una importancia transcendente. Abreu supo verla y convertir un sueño en realidad.

"El héroe dentro de tí espera ser liberado"


ATLANTA, 25 Nov. 09 (ACI).- La cadena de noticias CNN eligió a un joven católico filipino como ganador en la categoría principal del premio el Héroe del Año. Se trata de Efren Peñaflorida, quien a sus 28 años de edad lidera una iniciativa para salvar a los niños pobres de la delincuencia a través de la educación.
Efren, hijo de un conductor de triciclo y un ama de casa, creció cerca del basural de la ciudad de Cavite al sudoeste de Manila, ahí decidió muy joven que no integraría una pandilla –como la mayoría de sus vecinos- y que superaría la pobreza de su hogar con la educación.
A los 16 años de edad prometió ayudar a que otros niños tomaran la misma decisión, por lo que creó un programa que ofrece tutoría y libros a los menores que viven en barrios pobres y en las calles.
En este tiempo, su organización llamada Dynamic Teen Co. e integrada por voluntarios, ha podido mejorar las condiciones de lectura, escritura y salud de unos mil quinientos niños.
Tal y como expresó Efrén en su discurso de aceptación cuando fue nombrado como Héroe del Año de CNN, “el héroe dentro de ti espera ser liberado”. “Sirve, sirve bien, sirve a los demás por encima de ti mismo y sé feliz al hacerlo… eres el cambio que sueñas, y yo soy el cambio que sueño, y de forma colectiva, somos el cambio que este mundo necesita”.
“When people regard me as a hero, I always tell them that they should look inside them too because I believe that there’s a hero inside every one of us and all we have to is just to open our eyes wide and feel what’s going on, then let our hearts be willing to accommodate the needy, the desperate and the hopeless simply by extending our hand to them, and there you will unfold the hero that is in you.”
Efren G. Peñaflorida, Jr.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

"Tengo las pruebas de que no te puedes reir de tus sueños"


Cosas del destino: su primera entrevista como periodista fue a Vicente Ferrer.Hoy, en Sonrisas de Bombay. El viaje que cambió mi destino (Plataforma Editorial) Jaume narra, con emoción y lucidez, su valiente aventura solidaria.
En tu primer viaje a la India,un guía te dijo que todos construimos en la vida nuestro Taj Majal, y te preguntó si sabías cuál era el tuyo. ¿Lo has encontrado ya?
Sí... Lo hemos construido juntos porque los niños, sin saberlo, me dan mucho más de lo que yo les he ofrecido. Antes, aunque vivía con dolor, ya eran niños sabios.
Ahora son niños sabios con mas alegría cada día
¿Suelen recordad su pasado?
Sí, pero no hablan de ello. Su sentido de agradecimiento es tal que les parece incorrecto hacerte ver que recuerdan ese dolor.
¿Te imaginas el día en que alguno se gradúe?
¡Sí!(ríe). Me emociona tanto pensarlo que hasta me cuesta hablar de ello...
¿Cómo pueden convivir con tanta injusticia?
Con serenidad y durísimo conformismo. No puedes hacer nada: si ellos son felices,tu ayuda no es necesaria. Ayudar no es imponer.
La sonrisa es tu mejor aliada. ¿Qué la desarma?
La indiferencia de los países ricos. Y me refiero a los ciudanos, no a los dirigentes. Una vez alguien me dijo algo que me impresionó "En países pobres muchos niños y mujeres deben prostituir sus cuerpos como consecuencia de que otros, en países ricos, prostituyen sus almas"
Entrevista a Jaume Sanllorente en el II Congreso de jóvenes con valores
LUIS MIGUEL DEL BARRIO | MADRID
Jaume Sanllorente tiene 32 años. En 2003 fue de vacaciones a la India para descansar de su trabajo como periodista de información económica en España, pero «la experiencia brutal de la pobreza» que allí observa le impacta de tal modo que no puede dejar de pensar en ella. Un año después regresa al mismo país y el último día de su estancia en él se da de bruces con un drama que le sale al paso sin buscarlo: un orfanato de Bombay cierra sus puertas y los 40 niños que en él viven se van a la calle si nadie lo remedia. Jaume no lo piensa dos veces: regresa a Barcelona, vende su piso, deja su trabajo y vuelve de nuevo a la India con el dinero necesario para saldar las deudas del orfanato y así impedir su cierre.
¿Qué recuerda del trabajo en el que era un periodista de información económica?
Que aquello era como la prensa del corazón, pero con corbatas: divorcios de empresas, matrimonios, infidelidades...
¿Se fue huyendo de todo eso?
Por aquel entonces yo estaba encantado con mi vida, con mi entorno y con mi trabajo, pero al ver la pobreza me sentí reponsable directo de esa situación. Jamás hay que ayudar para huir de nada, pues sólo se puede compartir si primero se llenan los vacíos que uno tiene.
¿Qué le impulsa en su tarea?
El niño 41 que entró en el orfanato que acababa de salvar. Al ver que pasábamos de 40 a 41, me di cuenta que tras él podía venir el 42 y el 43 y el 44 y el 45... Esa es la persona que me inspira día a día.
¿Podemos saber su nombre?
Se llama Rohit y tiene 10 años. Cuando llegó en 2004 al orfanato de la mano de su abuelo, era epiléptico y sus padres habían muerto, algo que le ocurrió también al abuelo justo una semana después de entregarnos a Rohit, que hoy está guapo y contento, además de ser un buen estudiante. Es un ángel.
Ahora tiene menos medios materiales que antes: ¿no es cierto?
Lógico y natural.
¿Ello le ha restado felicidad?
No, ahora soy mucho más feliz que antes, claro está (...y Jaume se ríe con un algo que contagia). Librarse de cosas materiales sólo da alegría.
¿De dónde brota la felicidad?
De querer con sinceridad que los demás sean felices; no uno mismo. Ese es el secreto.
¿Con sólo quererlo vale?
Sí, porque si uno cree sinceramente en esa querencia la llevará a la práctica.
¿Me puede decir qué hacemos aquí?
Somos un instrumento, algo así como un violín que sólo tiene cuatro cuerdas y que en el fondo no es más que un trozo de madera. Sin embargo, si se toca bien ese instrumento, uno regala música a los demás. Del mismo modo, nuestras vidas adquieren un gran significado si ayudamos a los demás, si tocamos música para los demás. Es muy triste que nadie regale música a nadie.
¿De quién ha aprendido eso?
De los pobres de Bombay, que son mis maestros y me enseñan a ser generoso, agradecido, humilde y paciente. Gran lección, ¡uf!, ésta de ser paciente. Ellos me ayudan a mí, que sólo soy su servidor y estoy por debajo de ellos y entregado por completo a ellos. Son mis jefes.
¿En qué cree?
No necesito creer porque sé que Dios existe: lo respiro, lo siento. Se cree en algo que no tocas, pero yo lo toco. No hay protones ni evidencias científicas del amor ni de la generosidad. Son virtudes que no se ven con un microscopio, pero existen. Es algo que hemos sentido todos, ¿no? Y estas expresiones divinas son Dios. La esencia, la desnudez de todas las religiones es idéntica. Lo mismo que dijo Buda también lo dijo Jesucristo: amor, generosidad, entrega, perdón...
¿Un consejo fácil?
Sonreír en el ascensor. No sirve de nada querer cambiar el mundo, si no eres capaz de regalar una sonrisa al ciudadano anónimo con el que te cruzas. Hay que sonreír cada mañana, aunque corras el riesgo de que parezca que estás como una cabra.
Jaume Sanllorente participó ayer en el II Congreso de Jóvenes con Valores celebrado en Madrid, cuyos organizadores pretenden que dicho evento sirva para despertar las conciencias y mostrar ejemplos inspiradores que abran las mentes y siembren semillas en el potencial espiritual de cada ser humano. Ayer, este hombre que contagia amor, paz y felicidad habló a los jóvenes de su experiencia personal en la India, así como de la ingente labor social que desarrolla en favor de los más necesitados de aquel país a través de su ONG «Sonrisas de Bombay», con la que ha salvado la vida a más de 6.000 niños en apenas cuatro años.